Portada » Aflicción – Que Hacer Cuando Estamos Afligidos

Aflicción – Que Hacer Cuando Estamos Afligidos

aflicción

La aflicción es ese estado en que alguna situación de índole emocional o física nos causa sufrimiento, dolor, infelicidad y angustia.

La manifestación de la aflicción comúnmente se asocia con situaciones que enfrentan la mayoría de las personas, tales como el estrés en el trabajo, los problemas familiares, vivir con amistades tóxicas, la muerte de alguien cercano y nuestro propio pesimismo en la forma en que vivimos nuestras vidas, en el caso de las aflicciones físicas se asocian a enfermedades o accidentes, que de una o otra forma no depende de nosotros.

Nadie en lo absoluto esta libre de sentir este sentimiento, porque a lo largo de nuestra vida viviremos y afrontaremos todo tipo de situaciones.

Las personas no pueden evitar angustiarse o afligirse, eso es algo normal, lo que no podemos permitir es vivir amargados a causa de ese estado que es pasajero totalmente.

El propósito de las aflicciones

Muchas de las aflicciones que vivimos son producto del pecado, de lo que somos totalmente responsables, y Dios las permite en nuestras vidas para que entendamos la magnitud de lo que hacemos y podamos volver al camino que el quiere que recorramos, las angustias que vivimos tienen como propósito fundamental que nos apeguemos mas a Dios y que seamos personas mas fuerte.

Esto no significa que Dios quiere que nos sucedan cosas malas, significa que él nos ha dado libertad para elegir la forma de vida que queremos y que en base a las consecuencias de esas decisiones  viviremos, de esa forma nos forjamos para su propósito.

Como soportar y superar las aflicciones

La forma mas fácil de superarla es a través de la oración, comunicar a Dios lo que nos aflige el corazón, él nos entiende, es fiel y nos ama ante cualquier circunstancia, él sabe lo que necesitamos y sabe como hacer para que todo obre a nuestro bien.

Otra forma en que podemos aliviar parte de la carga es compartir lo que nos ocurre con otros, es sano buscar ayuda o consejo, es la forma de encontrar orientación, esto nos fortalece.

Tener la oportunidad de compartir nuestras penas o nuestra historia nos permite aliviar el dolor.

Solo en Cristo y en la paz que nos brinda somos capaces de aprender a pasar por las aflicciones sin estar ansiosos, preocupados, inseguros o asustados. La victoria de Cristo sobre la muerte venció a todo y por eso nuestra fe en Él cambia nuestra forma de vencer las aflicciones cuando llegan.

Versículos de aflicción en la Biblia

Genesis 41: 52

52 Y el nombre del segundo lo llamó Efraín, porque dijo: Dios me hizo fructificar en la tierra de mi aflicción.

Éxodo 3: 7

7 Y dijo Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus opresores, pues conozco sus angustias.

Deuteronomio 26: 7

7 Y clamamos a Jehová, el Dios de nuestros padres, y oyó Jehová nuestra voz, y vio nuestra aflicción, y nuestro trabajo y nuestra c opresión;

Salmos 31: 7-8

7 Me gozaré y alegraré en tu misericordia, porque has visto mi aflicción; has conocido mi alma en las angustias
8 y no me entregaste en manos del enemigo; pusiste mis pies en lugar espacioso

Salmos 34: 19-20

19 Muchas son las a aflicciones del justo, mas de todas ellas le libra Jehová.
20 Él guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será a quebrado

Salmos 107: 13-15

13 Después que clamaron a Jehová en su angustia, los libró de sus aflicciones.
14 Los sacó de las tinieblas y de la  sombra de muerte, y rompió sus cadenas.
15 ¡Alaben la misericordia de Jehová y sus maravillas para con los hijos de los hombres!

Juan 16: 33

33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis  paz. En el mundo tendréis aflicción. Pero confiad; yo he vencido al mundo.

2 Corintios 1: 5

5 Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

2 Timoteo 2: 3

3 Tú, pues, soporta las a aflicciones como fiel soldado de Jesucristo.

1 Pedro 4: 13

13 antes bien, gozaos en que sois participantes de las  aflicciones de Cristo, para que también en la  revelación de su gloria os regocijéis con gran alegría.

1 Pedro 5: 9 – 10

9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que las mismas aflicciones han de ser cumplidas en vuestros hermanos que están en el mundo.
10 Mas el Dios de toda  gracia, que nos ha llamado a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os  perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

Te invitamos a leer nuestro articulo Misericordia de Dios.