Portada » Ansiedad ¿ Como Dios te ayuda a superarla?

Ansiedad ¿ Como Dios te ayuda a superarla?

 

Ansiedad

La ansiedad se define como el miedo o temor a que las cosas malas ocurran,  quienes la padecen pasan por mucho sufrimiento y en la mayoría de los casos se requiere ayuda medica o profesional.

Pensamientos de las personas que la padecen

Las personas con ansiedad tienden a preocuparse, a pensar que todo se volverá malo y oscuro y que cosas terribles pueden suceder. Los pensamientos se desbordan sin descanso, a veces durante el día o durante la noche antes de lograr dormir. Los pensamientos pueden ser abrumadores.

Cada uno de nosotros ha pasado por el miedo, es una emoción humana normal, que nos ayuda cuando nos enfrentamos a una situación peligrosa. Pero algunas personas experimentan un miedo muy intenso y algo irracional, que no está justificado por un peligro real.

¿ Que hacer cuando se padece ansiedad?

Ante cualquier grado de ansiedad siempre se debe buscar ayuda medica, estos determinaran el tratamiento que se debe seguir. Si eres una persona creyente en Dios pon tus problemas y dificultades en manos de Dios y cada vez que puedas ora. Acércate a la congregación cristiana de tu preferencia, en ella encontraras palabras de aliento que te puedan ayudar a salir de tus preocupaciones y del abismo en que te encuentres.

Dios tiene una solución a cada problema.

Dios cura la ansiedad

Cuando se pasa por un periodo de ansiedad no es fácil afrontar ninguna situación, sin embargo podemos superarla usando los medios que Dios pone en nuestro camino, el mas poderoso que podemos mencionar es la oración, seguido de otros métodos tales como: el estudio de la Biblia y la aplicación de las verdades aprendidas, los grupos de apoyo, los grupos familiares y el compañerismo.

Estar en contacto con otros creyentes u otras personas te puede ayudar en el sentido de que puedes hablar, sacar lo que te agobie y  a cambio recibirás algunos consejos. Se necesita claramente hacer un esfuerzo consciente para desviar la atención de lo que te haga sufrir, cuando la víctima cambia su atención de sí misma a Cristo y a los demás, el sentimiento de depresión o ansiedad generalmente puede resolverse.

10 versículos bíblicos que te ayudaran a superar la ansiedad

Filipenses 4: 6-7

6 No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.                                                                                                                                                                                                      7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Josué 1: 9

9 Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.

Deuteronomio 31:8

8 El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes.

Mateo 6:33-34

33 Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.                   34 Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

Salmos 94:19

19 Cuando en mí la angustia iba en aumento, tu consuelo llenaba mi alma de alegría.

Salmos 121: 5-8

5 Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha.                                                                                            6 El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche.                                                                                                                            7 Jehová te guardará de todo mal; él guardará tu alma.                                                                                                                8 Jehová guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre.

Salmos 23:4

Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.

Salmos 56: 3-4

3 Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza.                                                                                                                          4 Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo.

Proverbios 3: 5-6

5 Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia.                                                                                          6 Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.

Isaías 51: 12-13

12 Soy yo mismo el que los consuela. ¿Quién eres tú, que temes a los hombres, a simples mortales, que no son más que hierba?

13 ¿Has olvidado al Señor, que te hizo; al que extendió los cielos y afirmó la tierra?

 

No dejes de leer nuestro articulo Dios tiene el control