Portada » Mandatos de Dios

Mandatos de Dios

mandatos de Dios

Para disfrutar de la Promesa de Dios hay algunos mandato con los que cada uno de nosotros debe cumplir, estos mandatos de Dios están muy claros.

Existe la posibilidad de que para unos sea mas fácil que para otros cumplir con los mandatos de Dios, ciertamente Dios nos manda a esforzarnos para lograrlo.

En Tesalonicenses 4: 11- 18 Dios nos dice:

11 y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos de vuestros asuntos, y a trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado;

12 a fin de que andéis honradamente para con los extraños, y no tengáis necesidad de nada.

13 tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.

14 porque si creemos que Jesús murió y a resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.

15 por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.

16 porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de a arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

17 luego nosotros, los que vivamos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

18 por tanto, consolaos los unos a los otros con estas palabras.

En Tesalonicenses 3: 10- 13 Dios nos dice:

10 Porque aun estando con vosotros, os mandábamos esto: Que si alguno a no quiere trabajar, que tampoco coma.

11 Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno.

12 Y a los tales les mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo que, trabajando con sosiego, coman su propio a pan.

13 Pero vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien.

Sigamos pues los lineamientos dados por nuestro Dios para que tengamos vida eterna y disfrutemos de la gloria de su reino.