Saltar al contenido
Portada » Oraciones – 5 Ejemplos Que Aparecen En La Biblia

Oraciones – 5 Ejemplos Que Aparecen En La Biblia

Rate this post

oraciones

Las oraciones son el único modo que tenemos de ponernos en comunicación directa con Dios, es la practica espiritual mas común en la vida de un creyente.

Frecuentemente nos encontramos con personas que se preguntan cual es la forma correcta de orar y si Dios realmente escucha sus peticiones.

¿Cómo saber si Dios escucha mis oraciones?

En Mateo 6: 8 dice lo siguiente:

8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis.

Dios conoce tus anhelos y necesidades, de modo que solo debes orar con mucha fe y con la certeza de que él te escucha, tus peticiones serán concedidas según su voluntad.

¿Cuál es la forma correcta de orar?

En Mateo 6: 9 Jesus nos enseña la forma correcta de orar:

9 Vosotros, pues,  oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu  nombre.                                        10 Venga tu reino. Hágase tu  voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
11 Danos hoy el pan nuestro de cada día.                                                                                                                                          12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder y la gloria, por todos los  siglos. Amén.

Si tomamos como referencia esa sencilla oración vemos que lo primero es reconocer la grandeza y poder de Dios en el cielo, segundo aceptar que lo que pedimos es según su  favor y voluntad,  tercero solicitar lo que deseamos con mucha fe y por ultimo reconocer ante él que somos  pecadores pidiendo su perdón y siempre alabando su nombre.

Ejemplos de oraciones en la biblia 

Lucas 11: 1-4

1 Y aconteció que, estando Jesús orando en un lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.
2 Y él les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
3 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
4 Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.

Deuteronomio 3: 23-25

23 Y oré a Jehová en aquel tiempo, diciendo:
24 Señor Jehová, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza y tu mano poderosa, porque, ¿ qué dios hay en el cielo o en la tierra que haga según tus obras y según tu poder?
25 Pase yo, te ruego, para que vea aquella tierra buena que está al otro lado del Jordán, aquel buen monte y el Líbano.

1 Samuel 1: 10-11

10 Ella, con amargura de alma, oró a Jehová y lloró desconsoladamente.
11 E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignas mirar la aflicción de tu sierva, y te acuerdas de mí y no te olvidas de tu sierva, y das a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.

2 Samuel 22: 1-8

1 Y dirigió David a Jehová las palabras de este a cántico, el día en que Jehová le libró de manos de todos sus enemigos y de manos de Saúl.
2 Y dijo: Jehová es mi a roca, y mi fortaleza y mi libertador;
3 Dios de mi roca, en él confiaré; mi escudo y el poder de mi salvación, mi fortaleza y mi alto refugio. Salvador mío, me libras de violencia.
4 Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, y seré salvo de mis enemigos.
5 Me envolvieron las olas de la muerte; torrentes de iniquidad me atemorizaron.
6 Me rodearon las ligaduras del Seol, y tendieron ante mí lazos de muerte.
7 En mi angustia invoqué a Jehová y clamé a mi Dios; y él oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó a sus oídos.
8 La tierra se sacudió y tembló; se conmovieron los cimientos de los cielos, y se estremecieron, porque él se airó.

2 Reyes 19: 15-16

15 Y oró Ezequías delante de Jehová, diciendo: Oh Jehová Dios de Israel, que habitas entre los querubines, solo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste el cielo y la tierra.
16 Inclina, oh Jehová, tu oído y oye; abre, oh Jehová, tus ojos y mira; y oye las palabras de Senaquerib que ha enviado a blasfemar contra el Dios viviente.

En cada uno de los ejemplos de las oraciones se pone de manifiesto el reconocimiento al gran poder de Dios y su grandeza ante cualquier situación que nos aqueje.

No dejes de leer nuestro articulo Espíritu santo.

A %d blogueros les gusta esto: