Portada » Versículos bíblicos de humillación

Versículos bíblicos de humillación

humillación

Estos versículos bíblicos de humillación que leerán a continuación nos harán entender un poco de lo que significa humillarse ante Dios, en la Biblia, humillarse significa aceptar o reconocer la situación que estemos atravesando, significa aceptar quién soy, cómo soy o que debo llegar a ser según la voluntad divina. Esto conlleva abandonarse a sí mismo, dejar el orgullo, la presunción y rendirnos en obediencia al Dios Altísimo, significa vivir acorde a los mandamientos establecidos en su palabra.

Lucas 5: 8-9

8 Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador.
9 Porque el asombro se había apoderado de él y de todos los que estaban con él, por la cantidad de peces que habían
pescado.

Lucas 14: 11

11 Porque cualquiera que se ensalza será humillado; y el que se humilla será ensalzado.

Lucas 22: 41-43

41 Y él se apartó de ellos una distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró,
42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.
43 Entonces se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.

1 Pedro 5: 6-7

6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte a su debido tiempo,
7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Filipenses 2: 5-11

5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,
6 el que, siendo en forma de Dios, no tuvo como usurpación el ser igual a Dios.
7 sin embargo, se despojó a sí mismo, tomando forma de  siervo, haciéndose semejante a los hombres;
8 y hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, y se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre;
10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra y debajo de la tierra;
11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre.

No dejes de leer Mandatos de Dios